lunes, 24 de agosto de 2009

Escuela Agronómica Salesiana declarada Bien de Interes Cultural por el Instituto de Patrimonio Cultural




Marinela Araque
Fundación Cultural Bahareque
fundabahareque@yahoo.es

Hacer una revisión sobre lo que son y han sido los procesos de inventario para el reconocimiento del patrimonio cultural del estado Barinas es una tarea difícil por los aspectos que ella en si misma implica. No obstante, y en vista de las circunstancias, es conveniente analizar los documentos resultados de la labor de registro de patrimonio cultural venezolano y en el cual me correspondió conjuntamente con otros colegas, la tarea de formar a los empadronadores en diferentes municipios de la región, además de cumplir la función de empadronadora en el municipio Barinas.

Actualmente, la mayoría de los países, ante la necesidad de conocer, valorar y conservar el patrimonio cultural han establecido un sin fin de reglamentos, convenios, normativas que estimulan y en muchos casos obligan, la protección de los bienes materiales e inmateriales que hoy forman parte del acervo cultural. De la misma forma, las naciones hacen labores de inventario de esos bienes culturales que poseen con el objeto de sentar bases para su estudio y promover un acercamiento del hombre a su entorno, siempre enfocado en la posibilidad de reorientar cualquier intervención que sobre los bienes de interés cultural se realicen, con lleva a su vez a la realización de catálogos específicos para el mejor conocimiento de todo cuanto es significativo para las comunidades.

En tal sentido, en Venezuela el Instituto de Patrimonio Cultural, creado por la Ley y Defensa del Patrimonio Cultural (Gaceta Oficial Nº 4.623 del 3 de septiembre de 1993) realizó en el año 2005 el Ier Censo de Patrimonio Cultural Venezolano. Por primera vez en el país el patrimonio cultural, vive un momento importante debido a los cambios de paradigma en la interpretación del mismo, uno de los mayores logros ha sido justamente alcanzar un punto de equilibrio entre la valoración comunitaria que dio cada localidad involucrada, con la final asesoría del equipo técnico organizador del censo. Prueba de ello, son los innumerables catálogos que se han publicado en el país. Con estos documentos se pretende entender el significado de lo protegido bajo una normativa específica y a su vez encauzar las actuaciones necesarias para la preservación del bien cultural censado.

Un testimonio de esa labor, se consigue examinando el catálogo del municipio Barinas. En el se encuentran registrado todo aquello que es característico y significativo para la identidad del barinés. Uno de estos bienes caracterizados y registrados es la Escuela Agronómica Salesiana, ubicada en la carretera vía Pagüeisito a 3 minutos de la capital. Administrada por la Asociación Venezolana de Educación Católica.

Por tales razones, es importante que todos los barineses, ante todo, conozcan los bienes registrados en el 1er Censo del Patrimonio Cultural Venezolano con el propósito de velar por su protección, conservación y defensa. Dado que estas manifestaciones culturales tangibles e intangibles inscritas en el Registro General del Patrimonio Cultural Venezolano y reflejadas en los catálogos elaborados con ocasión al mismo, han sido declaradas por el Instituto de Patrimonio Cultural, Bienes de Interés Cultural mediante acto Nº 003/05, de fecha 20 de febrero, Providencia Administrativa Nº 012/05.

Asimismo, a los fines de facilitar el manejo y salvaguarda de las manifestaciones culturales censadas, en esta providencia se fijan las medidas técnicas a las que deben ceñirse las autoridades nacionales, estadales y municipales, así como las personas naturales y jurídicas. Igualmente, toda intervención de los bienes culturales inscritos en este registro que pudieren afectar los valores que motivaron a su inclusión en el mismo, deberá ser previamente autorizado por el Instituto de Patrimonio Cultural (IPC) .

Del mismo modo, para la protección de los bienes inscritos, el IPC podrá tramitar procedimientos administrativos a los fines de determinar la responsabilidad de los infractores de la Ley de Protección y Defensa del Patrimonio Cultural, en el curso de los cuales podrá dictar las medidas anticipadas que considere necesarias para evitar posibles daños irreparables a los bienes registrados. Tal pudiera ser el caso de que se llegara a concretar la toma ilegal de una parte de los terrenos de la Escuela Agropecuaria Salesiana, declarada Bien de Interés Cultural, categoría jurídica aplicada por el IPC a todas aquellas manifestaciones culturales tangibles e intangibles, en virtud de su valor para la historia nacional o por ser exponentes excepcionales de nuestra cultura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada