martes, 22 de junio de 2010

La Casa de la Cultura Napoleón Sebastián Arteaga y sus restauraciones




Este inmueble no sólo representa un determinado modo de vida histórico de los barineses, sino es una fuente de identidad con la comunidad que lo valora mediante vínculos sociales y actividades culturales concretas que en él se realizan.

"…la arquitectura y la ciudad como hecho físico, sólo tiene sentido en la medida que es capaz de cobijar y albergar una comunidad".
Jorge Atria

Uno de los tantos bienes declarados patrimonio de la ciudad de Barinas en el año 2005 fue la sede de la Casa de la Cultura Napoleón Sebastián Arteaga. Este inmueble que funcionó como convento, cárcel y cabildo, que algunos historiadores señalan que se comenzó a construir antes de crearse la Provincia de Barinas por Carlos II y se culminó con Don Fernando Miyares González en 1799, sufre de fragilidad en sus pisos de madera, en el techo, paredes y ventanas. Con el paso de los años la madera ha adquirido un color negruzco y cada vez se hace más quebradiza.

El problema con su restauración es justamente que ya no se restaura, sino que son reconstruidas quitándoles así su valor patrimonial. Muy bien lo expresó en el año 1976 el cronista Ruiz Guevara cuando analiza en uno de sus escritos las dos restauraciones realizadas anteriormente a esta edificación, una bajo el gobierno de Don José Tomas Heredia Ángulo, y la otra bajo la gestión de don Edgar Sanz Amair .

El escritor Ruiz Guevara, antes de estudiar los dos procesos de intervención, hace énfasis en el significado de la palabra restaurar y la define como: “cobrar, rescatar, recuperar el estado antiguo de las cosas para volverlas a su estado primitivo “, elementos que según él no se tomaron a consideración cuando se iniciaron y culminaron los trabajos de esta casona. Asimismo enumera algunas de las irregularidades que se cometieron en estas intervenciones en las que se destacan las siguientes: “no se salvo nada de los materiales originales que se pudieron usar como ventanas, puertas y ladrillos antiguos, que muy bien hubiesen sido sometidos a tratamientos para así respetar la vieja estructura primitiva del inmueble, esto con la finalidad de introducir materiales de reciente elaboración”. Según el investigador, lo que se pudo salvar fue las “viejas puertas que ostenta el machetazo dado por el General Páez” y que hoy como algunos saben permanecen en los pasillos de la Casa de la Cultura y del Museo San francisco de Asís anhelando encontrarse algún día para su restauración y así volver a su sitio original.

Refiere el historiador además, que “se han debido tomar en cuenta que esas vetustas puertas infinidad de veces fueron abiertas para dar paso a distinguidos personeros de la colonia, de la independencia, de la federación, del ayuntamiento y que también cerraron para privar la libertad a los patriotas de ayer y hoy. `Por otra parte como segundo punto subraya, que en la intervención de la sede de la Casa de la Cultura para esa época, “no se debió fijar el enladrillado con cemento, sino que se debió proceder con las antiguas prácticas” y trae el ejemplo de la restauración realizada al antiguo edificio donde funcionaba el liceo José Vicente Unda en la ciudad de Guanare, dado que los guanareños no omitieron detalles en el momento de restituir las características originales de la vieja casona. De la misma forma recalca, que en Guanare se tomó en consideración la armonía que debe guardar las zonas abierta con la estructura colonial del edificio cubriéndola de grama y jardines, realidad que en la Casa de la Cultura hasta hoy “brilla por su ausencia”.

Pero lo que consideró Ruiz Guevara como un hecho “que raya en el límite de lo anacrónico, es el techo raso plástico de la primera planta y el teatro que, además de descubierto, no guarda el aspecto colonial que debiera cónsono con el resto de la casa”, a su vez hace la salvedad que estas anomalías pudieran corregirse con el tiempo afortunadamente.

De acuerdo a estas reflexiones, en la actualidad corresponde realizar un plan de manejo adecuado para evitar que esta edificación no se caiga con el tiempo por falta de capital, atención y cuidado, eso sí procurando todas las recomendaciones para recuperar y mantener de alguna forma su estado originario. Por lo que urge en la actualidad, es el cambio de uso administrativo de este inmueble sino queremos que continúe su creciente deterioro.

Es un pasado lleno de historias, leyendas y tradiciones que nos rodea cuando transitamos por sus alrededores. Nuestra Casa de la Cultura necesita atención y es difícil aceptar la indiferencia.

8 comentarios:

  1. Hola, Marinela. Es una bendición contar con personas como tú; siempre actuando en defensa del Patrimonio Histórico y Acervo Cultural del estado Barinas...Ojalá se logre la verdadera restauración de esta casona y de otras edificaciones mencionadas en otros escritos, como por ejemplo, la Casa Tapiera...Te admiro...Tu si tienes sentido de pertenencia.

    ResponderEliminar
  2. Hola amiga, gracias por leer este blog, esa era nuestra intención, lamentablemente hoy se derrumbó una pared de la Casa Tapiera por la lluvia, la desidia de nuestros gobernantes y por la ausencia de planes de conservación.

    ResponderEliminar
  3. Hola Marianela, soy generacion Tapia, ignoraba el abandono de la casa de mis abuelos. Lamentable.Espinoza Tapia

    ResponderEliminar
  4. Hola amiga, lamentablemente esa realidad nos afecta a todos los barineses y a aquellos que sin serlo han amado estas tierras. Estamos esperando que puedan negociar las heredeas de esta edificación y el gobierno regional.

    Cualquier cosa mantente en contacto por esta línea, ojalá ustedes "generación Tapia " pudieran ayudar.

    ResponderEliminar
  5. buenas... alguien me podría decir donde consigo un plano antiguo de la ciudad de Barinas preferiblemente si es de época colonial... ah y también cual es el uso de la edificación que esta al lado de la casa de la cultura también para esa época... gracias

    ResponderEliminar
  6. exelente articulo ¡felicitaciones! espero que la restauracion de la casa de la cultura asi como la del palacio del marques se hagan realidad, ya que son parte fundamental de la historia del pueblo Barines...

    ResponderEliminar
  7. Felicitaciones, excelente.... para conocer lo nuestro primero

    ResponderEliminar