sábado, 17 de julio de 2010

Alocución a los habitantes de la Provincia. Barinas 7 de mayo de 1810


Barineses:

Llegó el momento crítico en que debéis dar al mundo la mayor prueba de aquel talento despejado que han admirado en vosotros las provincias comarcanas. La Patria, esta madre amorosa, cuyo nombre sólo produce las más tiernas sensaciones en un corazón virtuoso, está en peligro. Vosotros habéis erigido con unánime consentimiento una Junta depositaria de la suprema autoridad que vele en su conservación. Esta misma Junta se ha llenado de consuelo y esperanza al ver la virtud, el desinterés, el patriotismo, la uniformidad de sentimientos y la unión de todos sus amados barineses; ha visto con un gusto indecible pintada en los rostros de todos la alegría y satisfacción por la nueva erección del gobierno que habéis querido establecer; no ha dudado un momento de la confianza que debe y que habéis empezado a manifestar.

La misma Junta os asegura, leales barineses, que no os habéis equivocado en esta confianza. El interés de la patria, la conservación de nuestra santa religión, la de los derechos de nuestro amado y desgraciado monarca el señor don Fernando Séptimo y la salud común del pueblo barinés, son los grandes objetos que ha propuesto la Junta desde el momento de su erección. Ella no desconoce la gravedad de su encargo, está persuadida de las dificultades que se le preparan, prevé los grandes obstáculos que tendrá que vencer y los muchos y los grandes sacrificios que habrá de hacer para llenar completamente sus deberes y conseguir el fin que se le propone; pero todo lo espera facilitar de la recta intención de que ha hecho solemne juramento y principalmente por el de la unión y conformidad de vuestros pensamientos y de vuestros corazones. Este es el grande deber y único punto que debe consolidar la magnífica obra de vuestra salud y conservación que habéis iniciado.

Barineses de todas clases y estados: acordaos que desde vuestra infancia os habéis acostumbrado a la lealtad.

Barinas, 7 de Mayo de 1810.

Firmado. Miguel María Pumar, presidente.

Publicado por Tulio Febres Cordero en Archivo de Historia y Variedades. Caracas: Editorial Sur América, tomo. I, p. 213-214.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada