domingo, 29 de agosto de 2010

Avatares del centro Histórico de la ciudad de Barinas


Demolición realizada en el año 1979 para construir el edificio sede de la Gobernación del Estado Barinas. Fuente: Diario El espacio. Archivo Digital Fundación Cultural Bahareque



Antiguo Hotel Sucre Orense. Fuente: Catálogo Preinventario. IPC. Año 2001


Demolición de la antigua sede de Caritas. Foto: Archivo digital Fundación Cultural Bahareque. Año 2010



La fisonomía del centro histórico de la capital del estado Barinas, está definida por más de 169 edificaciones consideradas bienes de interés cultural del Estado Venezolano, aunque esta cifra puede variar con los años. Dos de estos inmuebles son Monumento Nacional.

Pero lamentablemente, el espacio urbano donde emergió la ciudad de Barinas, ha sufrido destrucciones implacables. Lo más triste, es que esta realidad en algunos casos ha sido con complicidad de algunos barineses y gobernantes.

Ciertas casas históricas de la ciudad han sido destruidas por el tiempo, la desidia de algunos propietarios, aunado a la escasez de financiamiento, las limitaciones de los recursos públicos y por la impericia de las autoridades. Por ejemplo y aunque usted no lo crea, la Municipalidad dio el permiso para demoler el antiguo Hotel Sucre Orense, edificación que fue incluida por el Instituto de Patrimonio Cultural en el Pre-inventario realizado en el año 2001, amparada además por una Providencia Administrativa Nº 012/2005.

¿Cómo lo permitió la sociedad civil organizada?, ¿Dónde estuvieron los Consejos Comunales?

Destruyen inmuebles históricos, para realizar establecimientos comerciales. ¿Esta actuación, no es una forma de dominación?

Para los barineses que han salido de la ciudad y regresan despues de algunos años ausentes, el panorama no será el que tenían en la memoria, tratar de buscar el hotel Sucre Orense, será imposible, ahora es un terreno vacio rodeado de láminas de zinc. Y si busca detrás de la Catedral, la casa que alguna vez fue sede de Carita, olvídelo encontrará otra nueva edificación. Asimismo, buscar el edificio donde funcionó durante años el cine Capri, sea una faena irrealizable.

Pues, para construir un nuevo edificio como una clínica privada, se demolió esta casa en pleno centro, donde funcionó una de las sedes de la Pastoral Social, hoy conocida como Carita. Inmueble que perteneció al conocido médico Ramírez Sáez. Actualmente esta nueva edificación rompe con la armonía arquitectónica de la calle Arzobispo Méndez, incluida en la poligonal del centro histórico. Lo más vergonzoso es que la obra fue realizada sin cumplir la normativa vigente relacionadas con los centros históricos, además de no poseer permisología alguna. Que decir de la demolición del vestuso edificio sede del Cine Capri, para dar paso a un descontextualizado inmueble no concluido, levantado como si estuviera aislado del espacio y pareciese que se circundara en sí mismo para evitar relación con las demás edificaciones adyacentes.

Esta situación no sólo se registra en este período. A finales del año 1979, se demolieron varias edificaciones, perdiéndose la variedad tipológicas de las casas por una construcción moderna. Esta atrocidad se hizo para levantar el edificio sede hoy de la Gobernación del Estado. Inmueble que rompió con el tejido físico del casco central y lo que trajo consigo fue perdido del entorno paisajístico, además de la pérdida patrimonial.

De la situación que enfrenta el centro histórico de la ciudad de Barinas están conscientes las autoridades.

Hemos advertido del peligro que corren algunas edificaciones ubicadas en el corazón de la ciudad. La casa Tapiera es un de ellas, este inmueble con antecedentes históricos importantes no ha podido ser intervenido por los propietarios y que no deja de ser un problema para todo aquel que transita por un costado de este. Sabemos que la gobernación en estos momentos evalúa la posibilidad de adquirirla. Lo que corresponde para este caso si se quiere salvar, es que los dueños reconsideren el precio de venta, que entiendan que el Estado va a gastar mucho más en la restauración y que sería una lástima que no se llegara a un acuerdo.

Pero el fin de todo proceso de recuperación de un espacio es el uso social del mismo y no puede haber una verdadera rehabilitación si no existe apropiación de los habitantes. Si queremos que se dé una autentica restauración de algunos inmuebles que conforman el centro histórico de la ciudad de Barinas, y que se frene la posible demolición de algunos otros, tienes que participar en su recuperación y alentar que estos lugares del patrimonio sean espacios para la convivencia de la ciudadanía, para la construcción de un colectivo que sepa convivir armónicamente en el contexto de una ciudad tradicional y contemporánea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada