jueves, 16 de junio de 2011

A 225 años de la creación de la Provincia de Barinas



El 15 de febrero del 2011 se conmemoró 225 años de la juramentación del capitán Fernando Miyares como Comandante Militar y Político de la Provincia de Barinas, erigida por el Monarca Carlos III, en virtud de la Real Cédula expedida en El Pardo el 15 de febrero de 1786

Máxima aspiración de los barineses

Según el Síndico Procurador de la ciudad José de Villafañe, el territorio de Barinas y sus poblaciones adyacentes, se hallaban en un verdadero desconsuelo, por no poder recibir los beneficios de las autoridades de Maracaibo, por la gran distancia que los separaba de la Provincia, y de otros lugares. Para ir a la capital de la república se tardaban 10 días, pudiendo ser más por las lluvías y si se viajaba en carreta con la familia esta distancia se prolongaba. Tal es el caso de Don Fernando Miyares, salió con su mujer e hijos de Caracas el 16 de julio de 1786, y llegó a Barinas el 10 de agosto siguiente.

Semejante realidad, según Villafañe, explicaba la miseria en la que había permanecido Barinas durante sus dos siglos de existencia y para salir de esa miseria, la solución estaba en convertir el territorio de la ciudad en provincia aparte, separada del gobierno de Maracaibo.

Entre los beneficios que enumeró el procurador estaban: la facilitación del proceso de pacificación y reducción de numerosas tribus indígenas que poblaban los campos y las riberas de los ríos; se poblarían las tierras inútiles con gentes y cultivos. La industria y la agricultura marcharían paralelamente. La gruesa decimal subiría notablemente.El erario público se incrementaría en el ramo de sus derechos. La Catedral de Mérida tendría su prelado, así como recursos para ayudar a otras iglesias. Aumentaría los recursos para construir hospitales destinados a curar y asitir a los desvalidos. La comunicación con la Provincia de Casanare y demás sitios del Reino de Granada se garantizarían. Disminuría el número de malechores y delincuentes que se aprovechan de las soledades para burlar la acción de la justicia. Se lograría el libre y mutuo comercio con Guayana, para que ambas provincias se beneficien y obtengan proyectos.

En este informe que presentó el procurador, señala que la erección del territorio barinés en provincia separada, no perjudicaría a la Capitanía General de Venezuela ni a la Provincia de Maracaibo. Enfatiza que Barinas no llevaba "ningún tipo de comercio" con la Provincia de Maracaibo, ya que se había cesado la del tabaco. Además explica que los moradores de Barinas jamás volverían a padecer las molestias y dificultades de un viaje penoso a Maracaibo en demanda de justicia, exponiendo sus vidas a diferentes a riesgos y contagios.

Respaldo del Gobierno de Caracas

El deseo del Cabildo barines , fue bien recibido en el seno de los gobernantes de Caracas, según consta en acta del 20 de enero de 1784. Posteriormente en carta del 8 de octubre de 1785, expusieron al Rey, entre algunas cosa, la siguiente.

"Primera: La ciudad de Barinas y su vasta jurisdicción, erradamente agregada a la provincia de Maracaibo, deben quedar dependientes de la Capitanía General de Venezuela, en tanto que la de Trujillo debía anexarse a Maracaibo, en beneficio de la administración de justicia, agricultura, comercio, y bien público, por la buena proporción en que quedan unos y otros vecinos para sus recursos a las respectivas capitales, y extracción de sus frutos por los puertos más inmediatos y cómodos.

Segunda: La dilatada región de Barinas cuenta en todas sus partes con suelos fértiles, productores de excelente tabaco, azúcar,algodón; y el añil que se ha cosechado últimamente, según testimonios de los entendidos, es el único capaz de competir con el mejor de Guatemala.

Y tercera: La conveniencia de promover en Barinas el fomento del tabaco, por ser conocidas las ventajas que producen al real erario, la compra de ese producto y su extracción para Europa; aparte de que la región barinesa también es rica en carne fresca y salada, así como en variadas maderas de excelente calidad."

Después de exponer estas razones, los funcionarios González y Saavedra manifestaron al Rey su parecer a favor de la erección del territorio barinés en provincia separada, donde un Comandante pudiera ejercer la jurisdicción política y militar, así como la subdelegación de la real hacienda, y fuese responsable de una buena administración de justicia, según lo pautado en Real Cédula del 13 de enero de 1784.

Respuesta favorable de la Corona

La respuesta de la Corona fue favorable a los designios del Cabildo barines, la Provincia de Barinas fue creada, previa segregación del Gobierno de Maracaibo, a quien se le anexó como recompensa, la ciudad de Trujillo.

La Real cédula de erección llegó a la ciudad de Caracas en los primeros días del mes de mayo de 1786. Correpondiò al Capitán General don Juan Guillelmi y al Intendente Saavedra, cumplir con lo establecido, según auto del 9 de dicho mes.

La ceremonia que se realizó fue parecida a la que se hizo el 10 de agosto siguiente en la ciudad de Barinas, como consta en el acta: " En la ciudad de Altamira de Cáceres, capital de la Provincia de Barinas, en diez de agosto de mil setecientos ochenta y seis."

[Fuente: Tosta, Virgilio. La provincia de Barinas es una realidad.5 Siglos en un día. Edición Aniversaria de El Nacional 1943/1983. . pág. 57]

Antonio Nicolás Briceño, su fusilamiento


Antonio Nicolas Briceño, mejor conocido como el "Diablo" Briceño, nació en Mendoza estado Trujillo el 29 de abril de 1782. Sus padres fueron: Antonio Nicolás Briceño Quintero y Francisca Briceño Pacheco. Fue abogado, militar y prócer de la independencia. Fue firmante del acta del 5 de julio de 1811 por la provincia de Mérida.

Contrajo matrimonio con la mantuana María de los Dolores Jérez de Aristiguieta y Aguado, parienta del Libertador Simón Bolívar.De esta unión nacieron 2 hijas, María Ignacia e Isabel, quienes murieron jóvenes.

El 15 de junio de 1813 fue apresado en las montañas de San Camilo por los realistas y fusilado en la ciudad de Barinas, En este mismo momento Simón Bolívar dictaba la terrible proclama de guerra a muerte. Briceño había elaborado un plan muy sui generis para examinar a los españoles en Venezuela y Nueva Granada, plan que Bolívar aprobó en parte, aunque le recriminó duramente ciertos detalles.

Renuente a confesarse con un cura español, Briceño llamó a un sacerdote trujillano, su paisano Jose Tadeo Montilla, capellán de Tìzcar. Ese mismo día escribió una carta a su esposa Dolores, en los términos poéticos:

"Mi idolatra Lola:

Casi al borde de la tumba te escribo estas líneas. Víctima de un accidente inesperado fui hecho prisionero y me encuentro en capilla para morir. ¿ Debí estar siempre a tu lado, gozando de las caricias de una vida apacible y reposada? Tú eres asaz inteligente para no creerlo así. La patria era esclava y en la noche de la esclavitud no hay paz, no hay honra, no hay amor, no hay vida. Perdóname si te he hecho infeliz. Moriré orgulloso de mi conducta, sereno y altivo, anonadando a mis verdugos con el más insultante menosprecio.

En cuanto a tí, perdóname. Quedas pobre y en tierra extraña, pero nada puedo hacer en tu favor. Consuélate en tan grande infortunio. Educa a nuestra adorable Ignacita, dile que fui digno y que morí por la patria.

!Adios¡ Mis últimos instantes son integros para ti. Muero pronunciando tu nombre !Adios¡


El cadáver de Antonio Nicolás Briceño fue descuartizado. La cabeza fue exhibida en las afueras de Barinas.

Fuente:

[Romero Martínez, Vinicio. Qué Celebramos Hoy. El libro de las efemérides venezolanas. Editorial Actualidad Escolar, C.A., 2007. pág. 215-216]
[http://www.venezuela-online.net]

martes, 7 de junio de 2011

Concejo Municipal del Distrito Barinas: Recibió cuadro del Acta de Independencia en 1911



Obsequio del Gral. F.A. Colmenares Pacheco gobernador del Distrito Federal, en el centenario de la Independencia de Venezuela por orden del mandatario Juan Vicente Gómez



El 5 de mayo de 1911, el gobierno del Distrito Federal, como una iniciativa en la conmemoración del centenario de la Independencia del país, dictó un “patriótico” decreto para obsequiar una reproducción de la obra artística de Tovar y Tovar, que coincidía según reseña una nota periodística publicada en un diario de circulación nacional (7 de mayo de 1911), “con el despertar de las Comunas Nacionales, cuyos delegados reunidos en Congreso el 19 de abril, trajeron a Caracas desde todos los fines del país, la palpitación de la vida municipal, por tantos años apagada en la subversión de los principios esenciales del mecanismo republicano y democrático”.

En el salón de sesiones del Concejo Municipal capitalino, se encontraba el lienzo de la firma del Acta de la Independencia, oleografía que fue distribuida a todas las 148 concejos municipales por órdenes precisas del presidente de Venezuela Juan Vicente Gómez y en el Palacio de Gobernación y Justicia del Distrito Federal fue refrendado el decreto por F. A. Colmenares y Juan Liscano.

A un centenario de esta iniciativa liderizada por el gobierno nacional de 1911, y al cumplirse este año el Bicentenario de la Independencia, valdría la pena indagar los destinos del cuadro del Acta de la Independencia donada al Concejo Municipal del Distrito Barinas de 1911.


Si el cuadro del Acta de la Independencia llegó a esta ciudad como lo indica el decreto, ¿cuál ha sido su destino?, ¿en que lugar de la ciudad se encuentra actualmente?; ¿en que espacio del Concejo Municipal se ubica?

El cuadro en cuestión, tiene un significado histórico para la ciudad de Barinas, porque es una reproducción de una obra artística que recuerda la gesta independentista, y la Provincia de Barinas formó parte de este magno evento.



Léase el patriótico decreto:
General F.A Colmenares Pacheco
Gobernador del Distrito Federal

Considerando
Que los días que atravesamos son propicios al recuerdo venerando de nuestras tradiciones gloriosas porque vivimos vida de armonía, de confraternidad y de paz, bajo la egida protectora de un Gobierno que se distingue por sus caracteres de progreso y por el culto fervoroso que rinde á la memoria de los héroes de la Patria.

Considerando
Que en el Centenario de nuestra Independencia, que se aproxima, debe ser pensamiento primordial el respetuoso homenaje de gratitud á los Máximos Hombres del Congreso del 5 de julio de 1811, cuyas virtudes eximias alentadas por el más puro patriotismo formularon y decidieron aquella célebre Acta de nuestros derechos por la cual, bajo juramento que refrendaron las armas del honor, se nos declara “libres”, independientes y soberanos.

Considerando
Que la célebre creación artística de nuestro eminente Tovar y Tovar que inmortalizó sobre el lienzo la actitud legendaria de aquellos magnos hombres en el día augusto de la memorable sesión, debe ostentarse sobre el sagrado de nuestra vida republicana como un vivo testimonio de perínclita gloria nacional á cuyo solo recuerdo el alma venezolana ha de producirse en rica germinación de patriotismo.

Considerando
Que el Municipio para la Sociedad lo que el hogar para el individuo y es el salón donde una agrupación concejal se reúne, recinto augusto en el cual la República y la democracia palpitan en su base más eficiente y germinal.

Considerando
Que es asiduo pensamiento del muy digno Magistrado que hoy rige los destinos de la República, fomentar todo aquello que sea una manifestación de gratitud y de respeto á la memoria de nuestros grandes hombres y
Considerando
Que el referido lienzo artístico de Tovar y Tovar que prestigia con la eficacia estimuladora de su recuerdo las sesiones del Consejo Municipal del Distrito Federal ha sido trasladado a cuadros olegráficos que son una exacta reproducción del original.

Decreta
1º Por disposición del Ciudadano General J.V. Gómez, Presidente Constitucional de la república, la Gobernación del Distrito Federal, interpretando los deseos de la Municipalidad de Caracas, ofrenda á cada una de las ciento cuarenta y ocho Agrupaciones Municipales, una oleografía del cuadro del Acta de la Independencia que figura en el Salón en que celebra sus sesiones el Concejo Municipal del Distrito Federal.

2ºSe excita á los Concejos Municipales de la República á inaugurar solemnemente la colocación de dicho cuadro.

3ºLas oleografías mencionadas irán colocadas en lujosos marcos con sus correspondientes vidrios y acompañadas de un pequeño cuadro explicativo de los nombres de las personas que figuraron en aquel célebre día.

4ºLos gastos ocasionados que ocasiones la ejecución de este Decreto se erogarán por la Administración General de Rentas Municipales del Capítulo “Festividades”

5ºDese cuenta al Consejo Municipal á los fines de ley.

Dado en el Palacio de Gobernación y Justicia del Distrito Federal y refrendado por el Secretario de Despacho, en Caracas, á 5 de mayo de mil novecientos once. Años 102 de la Independencia y 53 de la Federación.

F.A Colmenares Pacheco
Refrendado
Juan Liscano

EFEMERIDES VENEZOLANAS


10 de junio

Nace en 1786 Antonio Ricaurte en Villa de Leiva, antigua Nueva Granada, hoy República de Colombia
Muere en 1889 el eminente educador y licenciado en derecho civil, Ramón Isidro Montes, había nacido en Angostura (Ciudad Bolívar), el 5 de septiembre de 1826

11 de junio
El 11 de junio de 1641 un violento terremoto destruyó numerosos edificios e iglesias de Caracas.
En 1904 se instala en Caracas la Academia Nacional de la Medicina, integrada por 35 individuos de número

12 de junio
El 12 de junio de 1802 Manuel de Guevara Vasconcelos, Gobernador y capitán general, decreta la acuñación de las primeras monedas en el país, consistentes en señas de cobre.
Muere en Valencia estado Carabobo el 12 de junio de 1875, Julián Castro, Presidente de Venezuela durante el período 1858-1859
Muere en Nueva York el 12 de junio de 1917, la pianista Teresa Carreño, había nacido en Caracas el 22 de diciembre de 1853

13 de junio
Nace en Curpa, en el cantón de Araure, estado Portuguesa, el 13 de junio de 1790, José Antonio Páez, conocido como el catire Páez.
Para 1968, el presidente Raúl Leoni coloca la primera piedra del complejo petroquímico El Tablazo, al norte Los Puertos de Altagracia, municipio Miranda del Estado Zulia.

14 de junio
En 1783 quedó concluido, después de casi cuarenta años de haberse iniciado, el templo de la Santísima Trinidad, que posteriormente fue convertido en Panteón Nacional
En 1859 la municipalidad de Barinas acuerda distinguir al general Ezequiel Zamora con el título de Valiente Ciudadano.

15 de junio
En 1813 fue fusilado en Barinas el patriota Antonio Nicolás Briceño, mejor conocido como “El Diablo” Briceño.
En 1813 Bolívar dicta, en horas de la madrugada, la proclama de guerra a muerte.

Referencias [Romero Martínez, Vinicio. Qué Celebramos Hoy. Actualidad Escolar. Año 2010]