domingo, 10 de julio de 2011

Barinas: ni tan noble, ni tan leal



El 19 de febrero de 1790, un escudo de armas y el título de “Muy Noble y Muy Leal” fue dado por el Rey Carlos IV de España a los pobladores de la ciudad de Barinas. Hoy, a más de doscientos veintiun años, ese escudo compuesto por un “León de Oro coronado en campos de gules”, en una de sus mitades y en la otra, “olas de mar”, pasa desapercibido por los barineses, quienes lo vemos hondear del lado izquierdo en la Bandera del Municipio, en una de las entradas del entonces Palacio del Marqués de las Riberas del Boconó y Masparro, y en la sede del antiguo Hospital “Luis Razetti”, hoy Palacio Municipal. Sin contar el sinnúmero de decretos, acuerdos o nombramientos que el cabildo municipal o el alcalde emiten constantemente en cuyo fondo a “escala de grises” o “marcas de agua” puede visualizarse la respectiva insignia.
Barinas cumpleañera

Cantarte a ti, todos lo han hecho.
Poesías, las mejores para ti
de Alberto Arvelo. Hoy Barinas
eres nuevamente cumpleañera.

Barinas la Noble, la Leal,
la legendaria en tierras del pasado
la del lirio fresco en las sabanas
la de enormes ríos y fuertes aguaceros
la de hermosas tardes y amaneceres tiernos.
Cuna del poeta: Altamira La Grande,
Obispos la Villa de Placeres,.
De grandes recuerdos impregnados
De historia. En Calderas será el encuentro,
Para cantarte a ti cumpleañera.

Yajanira Zurita Villasana (1985)


La frase –ubicada en la parte superior del escudo-: “Muy Noble y Muy Leal”, de la que muchos sienten orgullo y placer, resalta, como si fuera inscrita en letras de oro, el sentido de fidelidad de una ciudad a la Corona española. Sí, efectivamente es eso lo que significa. Sin embargo, ha sido releído de otra manera, como si tales palabras fueran expresión de nobleza e hidalguía, de honor y prestigio, de distinción, de categoría y exclusividad, de emancipación y libertad. Poemas, canciones, discursos y literatura en general, a lo largo del tiempo nos demuestran que el sentido original de la mencionada Real Cédula ha logrado su objetivo: “perpetuar” en sus sucesores [barineses] el “buen ejemplo de fidelidad y amor al soberano”.

La Última Marquesa
A sus sobrinos, parientes y amigos
Celeste Tapia Canales,
de estirpe barinesa,
tienes sangre de marquesa
y ancestros coloniales.
Representas la nobleza
de mi noble y leal ciudad,
con hidalguía y lealtad
defiendes tu prosapia.
¡Con razón, Celeste Tapia!
Es historia, es amistad.

Alberto Larrarte

¿Cómo así? Nos preguntamos. Pues, hagamos memoria: la Historia nos invita a conocerla. Recordemos que el escudo del cual se hace lustre la sociedad de la ciudad llanera le fue otorgado nada más y nada menos por su contundente rechazo al movimiento popular de los Comuneros del Socorro de la Nueva Granada iniciado en 1781, el cual tuvo repercusiones en Venezuela, principalmente en la Provincia de Maracaibo, -compuesta entonces por los actuales estados Zulia, Barinas, Mérida y Táchira-, cuyos habitantes -exceptuando Barinas- “abrazaron con entusiasmo la insurgencia” que reaccionaba en contra de la política colonial española del siglo XVIII en Venezuela. Es decir, una sublevación de marcada conciencia anticolonialista, como muy bien lo dijera el historiador venezolano Carlos Emilio Muñoz Oraá, que expresaba su repudio a las instituciones y funcionarios que aplicaban la política colonial española en tiempos de Carlos III.

Ante tales sucesos que hicieron tambalear la estabilidad del Imperio en las Américas, la élite barinesa se pronunció en su contra y desarrolló actividades para evitar alguna secuela del mismo en territorio llanero. Esta vez, José Ignacio del Pumar, a la postre conocido como el Marqués de las Riberas del Boconó y Masparro y quien presidirá la Junta Superior de Gobierno y Conservación instalada en Barinas el 5 de mayo de 1810, organizará un cuerpo de 500 milicianos para la defensa realista, logrando que el movimiento comunero no se extendiera a Barinas, impidiéndose así su expansión a la ciudad de Caracas.

De esta manera, “Don Carlos”, en el preámbulo de la referida Real Cédula de 1790 señalaba su satisfacción por la ciudad de Barinas por “…haber dado en todos los tiempos las mayores pruebas de su lealtad y amor a sus soberanos, principalmente en el año 1781 con motivo de haber intentado seducirlos y llevarlos a su partido de rebelión los sublevados del Reino de San Fé, respecto de que vencida lograban paso franco hasta la de Caracas por cuyas pretensiones y amenazas, que habían despreciado con valor constante, levantaron en breve tiempo un ejército de sus naturales, que fue bastante para impedir sus perdidos designios”.

Por tales “desprecios” a los “perdidos designios” de los sublevados, la ciudad de Barinas recibe el referido escudo de armas y el título de Muy Noble y Muy Leal. En este sentido, resulta contradictorio que en la historiografía regional se haga referencia a dichas disposiciones como análogas a las actitudes independentistas y emancipadoras de la Provincia de Barinas iniciadas en mayo de 1810, cuando, como podemos constatar, los barines tienen participación efectiva en el proceso emancipador, demostrando su deslealtad al Imperio Hispánico, siendo partidarios de la instalación de una república independiente.

Autor: Lcdo Samuel Hurtado Camargo

Con la “Ruta de la Memoria y Viajando con Cultura”



Barinas tiene todo para las vacaciones escolares


Como parte de la política social del Instituto Autónomo de Cultura del Estado Barinas (IACEB) y con el apoyo de las instituciones como: Museo Alberto Arvelo Torrealba, Museo de Arte Colonial y Costumbrista San Francisco de Asís, Corporación Barinesa de Turismo y la Oficina del Cronista del Municipio Barinas, se está desarrollando los programas permanentes Ruta de la Memoria y Viajando con Cultura, con el objetivo de fomentar la educación patrimonial y fortalecer el turismo interno.


Ruta de la Memoria


Programa permanente que consiste en un recorrido por el centro histórico para conocer la historia, los hechos y leyendas que encierran los monumentos, edificaciones y sitios más emblemáticos de la ciudad de Barinas.


Horario de Visita


Las visitas guiadas se realizaran de lunes a viernes de 8:30 am a 11:30 am y de 2:30 pm a 5:30 pm. El recorrido durará dos horas y media.


Itinerario del recorrido


Casa de la Cultura Napoleón Sebastián Arteaga, Plaza Bolívar, Sede de la Gobernación del estado Barinas, adyacencias al Palacio del Marqués de las Riberas del Boconó y Masparro, Museo Alberto Arvelo Torrealba, Museo de Arte Colonial y Costumbrista San Francisco de Asís, Orquesta Juvenil del Estado Barinas, Grupo Escolar estado Guárico, Plaza Luis Razetti, Alcaldía del Municipio Barinas y Catedral Nuestra Señora del Pilar.


Viajando con Cultura


Programa permanente de viajes a parques, sitios y museos arqueológicos del estado Barinas.

Itinerario del Recorrido

Salida Casa de la Cultura Napoleón Sebastián Arteaga. 8:00 am. Visita al Museo Arqueológico Fundación Juan Baraja, Socopó Municipio Antonio José de Sucre, donde se realiza un conversatorio sobre la valoración del patrimonio cultural, además de juegos y dinámicas grupales. Recorrido Arqueológico petroglifos de Bum-Bum (Petroglifo Piedra Santa Marta I, Petroglifo Piedra la Tinaja y petroglifo El Penacho). Retorno a la ciudad de Barinas.

Horario

Los recorridos del programa Viajando con Cultura, sólo se realizan los días martes
Requisitos para participar en los programas de turismo cultural
• Hacer una solicitud por escrito con 15 días de anticipación a la fecha que se estima realizar la visita para incorporarlos a la planificación; en caso de instituciones o comunidad en general, la correspondencia debe ir dirigida al Presidente del IACEB con atención a la Gerencia de Patrimonio Cultural.
• Debes anexar la siguiente información: Nombre de la Institución, consejo comunal o comunidad; nombres de los responsables de la solicitud y su número telefónico; identificar el programa o plan vacacional y número de personas que asistirán.

Información:

Para mayor información dirígete a la Casa de la Cultura Napoleón Sebastián Arteaga ubicada frente a la Plaza Bolívar de la ciudad de Barinas o llamar al teléfono: 0273-552343

En Barinas las mujeres pedían combate




Durante el proceso independentista



El proceso Independentista venezolano, contó con el protagonismo de un aguerrido colectivo de mujeres de todos los estratos sociales que cumplieron múltiples roles en la lucha emancipadora.

Fueron al campo de batalla, cumplieron acciones de espionaje, brindaron auxilio como enfermeras, se destacaron en el área de logística, partían a la guerra con sus compañeros, cargando con sus hijos y los enseres del hogar. Igualmente pedían participación igualitaria en los campos de combate.

Y así quedó demostrado en la historia, cuando el 18 de octubre de 1811 un grupo de veintiuna mujeres de la provincia de Barinas enteradas de la invasión que intentaban los guayaneses por San Fernando, enviaron una petición al gobernador de la provincia Pedro Briceño del Pumar, con el título: “Representación que hace el bello sexo al gobierno de Barinas", publicado en Gaceta de Caracas, 5 de noviembre de 1811. En esta carta manifestaban que se ponían a la orden para defender a Barinas, sin miedo a los horrores de la guerra.

La histórica carta.

“Excmo. Señor: las ciudadanas abajo subscritas, en nombre de las demás de su sexo, a V. E. representan: que noticiosas de la invasión que intentan los guayaneses en el punto de S. Fernando, y de que ha sido forzoso dirigir toda la fuerza que había de guarnición en esta plaza a aquel apostadero, no han podido las representantes menos que extraña no se haya contado con ellas para proteger su seguridad, cuando se está incomodando a las tropas de los pueblos suburbios que podían reemplazar.

No ignoramos que V. E, atendida la debilidad de su sexo, acaso ha procurado eximirnos de las fatigas militares; pero sabe muy bien V.E. que el amor a la patria vivifica a entes más desnaturalizados y no hay obstáculos por insuperables que no venza. Nosotras revestidas de un carácter firme y apartando a un lado la flaqueza que se nos atribuye, conocemos en el día los peligros a que está expuesto el país, el nos llama a su socorro y sería una ingratitud negarle una vida que sostiene. El sexo femenino, señor, no teme los horrores de la guerra: el estallido del cañón no hará más que alentarle, su fuego encenderá el deseo de su libertad, que sostendrá a toda costa en obsequio del suelo patrio.

En esta virtud y deseando en el servicio, para suplir el defecto de los militares que han partido a S. Fernando, suplican a V. E. se sirva tenerlas presente y destinarlas a donde le parezca conveniente, bajo el supuesto de que no omitirán sacrificios que conciernan a la seguridad y defensa”.

Barinas, 18 de octubre de 1811.

Firman

Nicolasa Briceño, María Miyares, Manuela Méndez, Concepción Villafañe, Josefa Camejo, Joaquina Graciet, María del Rosario Iribarren, Juana M. Norsagaray, Ana Josefa Bragado, Concepción Briceño, Concepción Coeto, Rita Josefa Briceño, Candelaria Coeto ,Nicolasa Pumar, Josefa Villafañe, Rita García, Josefa Porras, Josefa Montes de Oca, Josefa Linares, Concepción Arevolasa,


María del Rosario Iribarren: firmante, una heroína anónima

Una de estas mujeres anónimas e ignoradas por la historia, fue María del Rosario Iribarren, casada con Don José Manuel Equino. Una mujer barinesa que en su época fue capaz de suscribir esta carta llena del más sentido patriotismo. Es notable su tenacidad y valentía, el 10 de agosto de 1811 lo demostró una vez más, cuando decidió otorgar libertad a una esclava negra heredada por su padre de nombre María de La Luz de cincuenta años de edad, quien fue comprada en Araure en el año 1783.

Como lo reseña el historiador Samuel Hurtado (2010) “Un hecho sin precedentes en la historia de Barinas y de los pocos conocidos en nuestro país, porque para entonces, el esclavo era considerado una mercancía, una pieza a la cual se le podía tazar un valor, y para éste obtener la libertad tenía que comprarla, es decir, reunir en pesos la cantidad por el cual fue comprado o lo que valía en el momento, una tarea casi imposible que muy pocos esclavos lograron hacer efectiva.”

Agrega además Hurtado, que ni la Junta Conservadora de los Derechos de Fernando VII, instalada el 19 d abril de 1810, se había planteado la liberación de los esclavos, fue el 22 de junio de 1816 cuando Bolívar emite el Decreto sobre la libertad de los esclavos a los habitantes de Río Caribe, Carúpano, y Cariaco, pero con la condición de que sólo serían libres aquellos esclavos que tuvieran capacitados para alistarse al ejército patriota. Cuatro décadas después, es que José Gregorio Monagas emite el 24 de marzo de 1854 el decreto de Abolición de la Esclavitud en Venezuela.

Como podemos observar, la actuación de María del Rosario Iribarren y de las demás firmantes, expresan el espiritu libertario y combativo de la mujer barinesa en la época independentista y motivado a que el 18 de octubre de 2011 se cumplirán 200 años de haberse emitido esta heroica carta, y que la acción de estas valerosas mujeres son ejemplo de entrega, abnegación y amor hacia el suelo patrio, se debería conmemorar esta fecha: como el Día Regional de la Mujer Barinesa, idea que debería ser considerada por los ciudadanos (as) legisladores.


En Barinas

Me dio la Historia esta frase:
inmensa,
profunda,
brava:
“En Barinas
las mujeres pedían combate.

Cruzo ahora ante la plaza.
Todo es calma,
calma,
calma…
En cielo manso de llano
llama la dulce añoranza.

La calle quieta
empuja, madre, los ánimos
a desterrar lo suave…
Más va conmigo, en la hondura,
alborotando la tarde.
“En Barinas
las mujeres pedían combate.

Autora: Enriqueta Arvelo Larriva